Wednesday, October 14, 2009

CUIDADO CON LA OFERTA CREDITICIA "A LA CHILENA"

En estos tiempos de globalización, el crédito de consumo está minando las bases de las microfinanzas del país. Desde esta perspectiva, el Perú está siguiendo el mal ejemplo que experimentó la naciente microfinanzas en Chile, cayendo en un círculo vicioso. No es correcto imitar lo malo, sino lo bueno.

Es notorio que grandes capitales del sur llegan al país para invertir y dar trabajo a los peruanos, y eso es bueno para la economía. ¿Pero, porqué no seguir invirtiendo en Chile? Simple y llanamente porque en la nación mapocha ya no se puede hacer. Por cierto que nos referimos a los capitales de origen financiero, aquellos orientados al consumo masivo y otros de índole especulativo, conocidos como los “golondrinos”.

El ciudadano chileno está tan endeudado, pero aún así tiene capacidad de pago. Hasta los hijos y nietos deberán pagar las deudas. Por lo tanto, el dinero que no se puede usar en Chile, tiene que salir para ser invertido a otros países, especialmente Argentina y Perú.

Es verdad que el crédito de consumo permite que miles de peruanos puedan tener ciertas comodidades y hasta determinado “status social”, pero el precio que tendrán que pagar será demasiado alto, no sólo en efectivo sino socialmente. Esta realidad distorsiona el crecimiento de las microfinanzas en el país, porque el emprendedor muchas veces solicita un crédito no para invertir en el negocio sino para dedicarlo al crédito de consumo.

Una de las limitaciones que ha tenido la industria microfinanciera en Chile es precisamente el excesivo otorgamiento de créditos de consumo. El auge económico del país vecino permitió que el dinero plástico llegue a casi toda la población sureña.

En Chile, el endeudamiento es alto, involucra a casi el 85 por ciento de la población, pero la morosidad es baja. El crecimiento sostenido de la economía chilena garantiza que los ciudadanos de ese país puedan pagar puntualmente sus cuotas hasta por tres generaciones.

Si bien es cierto que el Perú está liderando las microfinanzas en América Latina y el Caribe, también es real que esta dinámica puede distorsionarse ante la excesiva oferta de créditos de consumo a sólo firma. Estamos viendo que algunas instituciones financieras y casas comerciales, solicitan como garantía que el cliente sólo tenga una tarjeta de crédito o cuenta en cualquier entidad financiera para acceder a un préstamo.

Las microfinanzas, herramienta básica para luchar contra la pobreza y generar nuevos o mayores puestos de trabajo, puede limitarse ante estas ofertas tal como está ocurriendo en Chile. En esa nación es fácil acceder a un crédito, porque el sistema financiero sabe que cada cliente podrá cumplir con sus pagos por la boyante economía que vive.

El problema no está tanto en el emprendedor que sí accede a un crédito para invertirlo en su negocio, sino en aquellas personas que se están endeudando por los créditos de consumo, viajes turísticos y programas de estudios. No confundamos, microfinanzas es una cosa y crédito de consumo es otra cosa.

Sabemos que la tendencia de los intereses es hacia la baja, pero podría bajar más si los créditos de consumo no encarecerían carteras microfinancieras. Es urgente que los bancos comerciales aprendan de la tecnología que usa la industria microfinanciera.

FIRMADOS Nº 092
Lima, Octubre 14, 2009

2 comments:

JOSE said...

Podría proporcionarme algunos websites sobre este tema, principalmente websites chilenos por favor.

STATUS COMUNICACIONES said...

José, puedes ingresar a Banco Central de Reserva, Universidad Católica y los diarios Estrategia y El Mercurio de Chile.

CESAR SANCHEZ MARTINEZ